martes, enero 13, 2009


Del poemario Cicatrices

Sentado en unas alas
que no aprendieron a volar,
estalló el grito
y fui citado a la calle
de los pasos ausentes.

La mirada del costillar
se retuerce,
se extravía entre los huesos;
mientras
en la trastienda del libro,
las pinceladas
son de barro ácido.

Por eso es mejor
cerrar la boca
y hablar hacia dentro.

Y mientras,

la inmundicia del pensamiento
recorre las colonias del lodo.

¿Estallarán en el intestino
del sueño?

Presiento
que en la mañana
las orillas del tiempo
olvidarán
mi nombre.

Antonio Martínez i Ferrer

3 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Polvo somos, sí, pero también palabra, pensamiento... Por eso tu nombre no quedará olvidado: la palabra transciende y pondrá alas en tus escritos. Serás recordado, no lo dudes.
Un abrazo
Esmeralda

Antonio Martínez i Ferrer dijo...

Estimada Esmeralda, me conformo con ser leido de vez en cuando por personas sensibles com tu.

Saludos, Antonio.

Antonio Martínez i Ferrer dijo...

Estimada Esmeralda, me conformo con ser leido de vez en cuando por personas sensibles com tu.

Saludos, Antonio.