martes, julio 22, 2014

Viktor Gómez



Poeta: Eduardo Arranz-Bravo


Viktor Gómez

ASTILLAS
INCOMPLETO
Y?
PERFECCIONE LO INÚTIL A LO INÚTIL

NO HAY AHORA para la poesía
delirantes y obcecados
burócratas llenan el espacio sin tiempo
de papeles absurdos

−lavamos la ropa, la conciencia,
ambas manchadas con sangre−

desconocidos los poetas, algunas
voces inflamadas vienen enarbolando
no sé qué victoria no sé qué calamidades
y al revés lo inaudito llamarían
murciélago, vasos de cera, un habla de tendones
tres lados de la ladera
del monte infinitivo: cantar

no me dejan dormir
−su rumor inapelable
atraviesa el umbral−

en un cuarto contiguo los oigo
me llevan del abandono
a la atención, que no escatimo.

los niños juegan


lunes, julio 21, 2014

GSÚS BONILLA



Samy Charmine


GSÚS BONILLA

OVEJAS ESQUILADAS,
QUE TEMBLABAN DE FRÍO

COMO UN DIOS

puedes usar el corazón de precipicio,
y de latidos
las ganas de saltar;

en ocasiones
un traje de cemento
es lo más ligero para llevar de equipaje,
claro que, aunque todo esté perdido
siempre queda ropa impoluta
y sin arrugas
que al menos servirá en la mortaja

sin embargo, siempre fui... o
mejor dicho, yo soy más
de levantarme en las caídas
y resucitar

en los terceros días.


domingo, julio 20, 2014

David González



Chema Madoz©


David González

Sparrings

tijeras

la whisky
café con leche
y supositorios
solía sentarse
a tomar baños
de sol
en las escaleras
de la comandancia
de la marina.
los pies
encima
de las zapatillas.
a su lado
            unas tijeras.
las uñas
de los dedos
de los pies
impecables.
a la whisky
café con leche
y supositorios
no le sentaba
nada bien
que la llamásemos
whisky
café con leche
y supositorios.
se calzaba
las zapatillas
en chancletas,
cogía
            las tijeras
y echaba
a correr
detrás de nosotros.
cuando nos tenía
a tiro
nos lanzaba
            aquellas tijeras.
se dice
por el barrio
que cuando pilló
follando
a su propio marido,
a su propia hija,
en su propia cama,
utilizó también
esas mismas
            tijeras.



sábado, julio 19, 2014

Enrique Falcón



Trouble on the Picket Line:
Thomas Hart Benton

Enrique Falcón

Para un tiempo herido
(antología poética 1998-2008)


LOS OTROS POBLADORES (II)

Cuando salís, los otros pobladores de la casa nada dicen ni os dicen.
Luego, cubriéndose de auroras cojas, abren la espalda del niño y
                                                                                   miran
asomándose con espuma ante todos los vértigos.
Aromas de cremaciones en la terraza, incendios para todas las
                                                                bocas del mundo,
desde esta espera podría verse la enjambrada lenta en las colinas
(objetivamente, el hombre)
desde el pie de la trinchera, del salón adosado a la masacre,
salís con los otros pobladores de la cara
encendiendo el aire con los dedos
dejando la plaza, sola,
en la ruta dormida de cada sacrificio;
de la casa habéis salido donde principia el miedo
donde principia el hambre
dejando los instantes agotados, fuera de la casa del salón vencido
de los dormitorios tan cargados de cosas y ausencias,
sacudirán luego los portales, las canciones más débiles
para volverse luego al niño de la alfombra
para mirarle la espalda abierta,
para ofrecerle el último alarido.

Cuando salís, ha perdido la facultad de morirse
y en el cubo del rincón ya no habita nadie
porque aquí no existe el miedo
donde principia el llanto no puede existir el miedo.

Y la boca de nuevo,
sólo la boca, entonces,
cae del estropicio calculado de un poema
y amontona sacos y pulmones en la tarde
en la tarde sus tendones
imposibles, destensados, vueltos agua en el declinar del rito.
Los otros, los pobladores, no dirán de nuestra espera
sacarán al gato del azul de sus vitrinas
alcanzarán la ira en la penumbra del niño
repartirán su aullido, las gotadas de la noche contra el miedo
y ya no habrá ni juegos, ni visitas.