jueves, agosto 28, 2014

Ivo Maldonado



Hojas: Rafael López Blázquez


Ivo Maldonado

Cuando los árboles
se olvidan del otoño


Cristo se bajó/ de su árbol desnudo/ este año/ y huyó a donde
no hubieran árboles de navidad arrancados
Lawrence Ferlinghetti

Una sola hoja
frente a mí
y todo
el paisaje
desaparece
----------

El arte de ser una persona civilizada
es el arte de aprender a leer entre las mentiras
Kenneth Rexroth

Todas las mañanas alguien muerde
un pan tostado mirando el despertador
Todas las mañanas mientras me ducho
y el agua derriba mis pocas alegrías
escucho desesperadamente
la canción de un árbol que no recuerdo
Hojas/ plumas/ tiempo
Estoy chocando contra el cielo


miércoles, agosto 27, 2014

Begoña Abad




El río de Miren: Ernesto Murillo


Begoña Abad

Viaje a Rumanía


Las oscuras promesas de cada primavera
sobrevuelan tejados.
Un policía mira las rebajas.
Una enlutada mujer pide limosna
sentada en la puerta de un banco,
cien euros tienen la culpa.
Decido viajar a Rumanía
sin moverme de casa.
Nunca me habían besado de ese modo
y unos ojos azules tan hermosos,
no debieran llorar.
Enfrente, en la puerta del super,
otra mujer pide ayuda.
Hombres encorbatados sudan
la hipoteca, el crucero.
Decido no hacer vacaciones,
el mar encorbatado no me sienta muy bien.
Un niño bebe agua
en la misma fuente en la que todos
nos lavamos las manos. 

    

martes, agosto 26, 2014

Julio Obeso



 Nicholas Garlab© - Sweet Cava Flute


Julio Obeso


En esta afición por ser hombre,
hay un compromiso
que nada tiene que ver
con el hilo que lleva a su nido
la lechuza.
No soy el contable de la esperanza.
Tampoco la tristeza me pertenece.
Gestiono átomos y otras diminutas maneras
que cubren los espacios intermedios,
como la arena entre cuentas,
como la niebla,
o mucho más alto
el cosmos
o tan por debajo
la herida.




lunes, agosto 25, 2014

ana pérez cañamares



Andy Jones


ana pérez cañamares

alfabeto de cicatrices


Este verano debo volver a decidir
cómo seguir viviendo:  como las plantas de verano,
duras y encerradas en sí mismas, o como la sandía
que estalla con roja y desesperada felicidad.
Yehuda Amijai

TREGUA

Sólo pido un instante de tregua
no que cortéis las manos
que no dejan de pedir
no que se desmantele la fábrica
de componer preocupaciones
no que el mundo deje de rodar
su telenovela de desastres

sólo un instante de tregua
porque si no paro y lo cuento
la avalancha me traga entera

he de guardarme este bolígrafo
para una traqueotomía
que me salvará de ahogarme
entre estertores de palabras