domingo, enero 25, 2009







Pies de fotos: De izquierda a derecha, Enrique Falcón, Alberto García-Teresa, Carmen Camacho y David Franco Monthiel.



El viernes día 23 en la Librería Primado se presentaron los libros de tres excelentes poetas con reconocido nombre propio en el actual espacio de la poesía.

MINIMAS de Carmen Camacho, HAY QUE COMERSE EL MUNDO A DENTELLADAS de Alberto García-Teresa y LAS CENIZAS DE SALVOCHEA DE David Franco Monthiel. Los tres libros editados por Baile del Sol.

El acto fue presentado por el poeta Enrique Falcón que glosó la calidad de los tres poetas.






Minimás de CARMEN CAMACHO

Proverbios, aforismos, greguerías, aforemas, máximas, minimás…estamos, como se ve, en un terreno sin vallar,…
Así comienza el prologo de Manuel Moya al libro MINIMÁS.

Yo por mi parte os dejo con algunos de tan breves poemas en algunos casos un solo verso y el consejo de que mas pronto que tarde lo leáis completo.


En la aldea global también están los tontos del pueblo.


Uno es multitud.


En la batalla
vence el que en la armadura
lleva un espejo.


Desconfío de la puerta en que brillan los candados.


Hay versos que me pertenecen más que cualquier otra glándula. No los escribí yo, los pillé por ahí, me los hinqué, los contraje. Y como divertículos, cálculos, marcapasos, llevo años con ellos dentro.

Carmen Camacho






Hay que comerse el mundo a dentelladas de ALBERTO GARCÍA-TERESA

Alberto es un poeta joven pero esa juventud en su poesía se convierte en una voz madura que irrumpe con energía en la crónica crítica de la sociedad capitalista actual, su voz es ácida y cortante, nos recuerda en cada verso la podredumbre de este sistema depredador y canalla. Es por ello que Alberto ocupa por mérito propio un lugar en la poesía popular de estos momentos.


MERCADO DE TRABAJO.

Cuando salí del despacho
con una copia del contrato
en una carpeta bajo el brazo,
descubrí
colgando
de mi manga
un papelajo
.


ANALISIS DE LA REALIDAD.

Como ante dos focos alógenos,
ahora es el exceso de luz
lo que ciega mi rostro.

Que triste
poder ver en la noche
el horizonte
iluminado
por farolas, focos, faros
y líneas de autopistas.

Que triste
no tener estrellas

ni bosques, ni lagos, ni rías


VENDAVAL

El aire se mueve
cuando uno se agita.

Seamos , pues vendaval.

Alberto García-Teresa.






Las cenizas de Salvochea de DAVID FRANCO MONTHIEL


Una voz que sentencia, reflexiona y araña la realidad hasta llegar a las vísceras y los huesos.

Sin piedad cae sobre la cotidianeidad de las relaciones de opresión y explotación de la sociedad capitalista y esto con la maestría de hacer que un solo verso sea un poema.

Un libro necesario para un buen lector de poesía.


II. INTRODUCCIÓN A LA EMPRESA

Haced el mal
bien.


XIII. LOOP DE JUAN 1:29 5

Cordero de dios:
Quita los mercados del mundo.


ANTE LA LEY.

Cuando una puerta se cierra
otras se mantienen cerradas.


EL DIFÍCIL OFICIO DE LA ESPERANZA

Ir de ningún sitio
a ninguna parte.
Pero ir.


LAVORO NERO, III

No es que ellos tensen la cuerda,
los nudos de hierro.

Sucede

que tú aflojas

Y aflojas.

Y no dejas de aflojar.

Y ellos la van recogiendo.

David Franco Montiel.

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

HERMOSO Y GRANDE.

No es un cuchillo
pero vino a cortar
las ligaduras que
en estos tiempos nos
atan a un baúl o a ese
espejo para hedonistas
y satisfechos.

HERMOSO Y GRANDE:

Ahí su decir-nos, nos decimos.


Víktor

Antonio Martínez i Ferrer dijo...

Querido Viktor, es lo que procede ante esas esplendidas voces.

Un abrazo, Antonio.