domingo, marzo 07, 2010

Colina del faro: Edward Hopper.


Ana Pérez Cañamares

LA VERDAD DE LA MAGIA

En las manos de quienes me quieren
las opiniones son puñales
que se convierten en flores.
De ellos aprendo la generosa
naturaleza de los magos.

Lo que no acepto son las palabras
de los que sin piedad critican;
bajo sus chisteras se ocultan jueces
que blanden sus martillos y su ceguera.

Cuando maté a Dios perdí todos sus trucos:
con él se fueron la eternidad y el paraíso.
Pero desde entonces no acepto de nadie
omnipotencia ni trono ni dedo acusador.

4 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Guauuuuuuuuuu !fuertísimo, Ana!!

Lindo leerte!!

Besossssss

CaminanteDeNoche dijo...

Olé....Ni yo.

Puñal directo al corazón de los dioses de barro.

Un abrazo

Demonio del Bien dijo...

Matar a Dios, sin duda, es algo de magos con jueces y martillos bajo la chistera.

Con amor,

El Demonio del Bien.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Muchísimas gracias a los tres. Un fuerte abrazo

ana