viernes, mayo 04, 2012

Los zapatos blancos...

Sueño y mentira de Franco: Pablo Ruiz Picasso



ORILLA DEL TIEMPO
Antonio Crespo Massieu


EL PRESIDENTE LLUIS COMPANYS SE QUITA SUS ZAPATOS UNA MADRUGADA DE OCTUBRE DE 1940 EN EL HISTÓRICO CASTILLO DE MONTJÜIC

Ahora que veo sus zapatos blancos
aplastando entre el barro la colilla
del último cigarro que ha fumado
mirando el incierto azul que tanto amó
abrir el amanecer y sonríe elegante
- aún sin corbata –
cuando con la punta del zapato
(un zapato blanco como de sportman
o club de tenis o paseo pisando
la grava del parque o veraneo en Cadaqués)
lo aplasta contra la tierra cuya ausencia
le duele más que la propia vida que deja.

Entonces tras mirar el cielo sonreír
añorar y ventear el mar lejano
pide descalzarse y con gesto cuidadoso
pausado como caricia o cortés adiós
coloca a su derecha cerca del muro
sus zapatos blancos
(esos zapatos de sportman en día de ejecución)
que quedan tan cerca de la colilla
aplastada y ahora dice
con una tristeza limpia saboreando
las palabras como despedida o reencuentro
descalzo para morir pisando tierra
catalana y sonríe de nuevo mas ahora
altivo y espera la descarga y antes aún
dice asesináis a un hombre honrado
(y lo fue con la honradez serena y callada
del tiempo antiguo de la dignidad)
y dice o grita entre disparos Visca
Catalunya Lliure y cuando cae
y nada dice y su cuerpo inerte reposa
en la tierra amada por libre entonces
ahora veo sus zapatos blancos
que permanecen en el foso del castillo
esos zapatos como de sportman o veraneo en Cadaqués
esos zapatos blancos tan de fusilado
tan de pasear ante el histórico foso
del histórico castillo de Montjüic
(ese castillo y foso tan de fusilados)
una brumosa madrugada de octubre
que nada anuncia salvo la nada y muerte que nada deja.

Nada salvo unos zapatos blancos
(blancos ya sabéis como de sportman)
que permanecen siempre intactos
sin sangre limpios y tan blancos
en estos muros negros de tanta historia.

1 comentario:

Ann@ Genovés dijo...

Antonio-s,

Un relato sobrecogedor imprescindible para recordar el dolor de antaño… Para recordar dónde estamos y a dónde podemos llegar.

Fuerza para todos los que –por uno u otro motivo- estamos desesperados. Es buenísimo.

La imagen: estremecedora como las letras que la acompañan


Saludos, amigos,

Ann@ Genovés