lunes, marzo 02, 2009


Un poema del libro Materia oscura…:

Con esas palabras recibo este poema de Laura, y yo quedo con la mirada indagando todos esos universos de adentro, esos paisajes densos de temblor en cada palabra, con ese ropaje de arañazos en cada verso que me hace temblar y perderme entre, …esa maquinaria blanca…, que me sobrecoge y, …Atrás quedan el humo y el árbol.



Se estampó el espanto en tus ojos,
en la cal viva
ya muerta del patio.

Luego, los pájaros callaron.

¿Cómo arrancarse ahora lo visto,
desenquistar el filo que lanzaron a tus sienes:
esos compases del asombro latiendo
toda una vida de golpe?

De sien a sien
la extensión del espanto,
de sien a sien estallaron
los pétalos en la diáspora
del perfume, de la infancia:
esa maquinaria blanca
para el desguace.

Atrás quedan el humo y el árbol.


Laura Giordani.

14 comentarios:

Adolfo González dijo...

Antonio, finalmente iré a Alzira el viernes, este viernes. Voy a enterarme ahora del transporte y a decidir si voy en autocar o en tren.

Mañana te aviso de mi hora de llegada. Ganas tengo de verte.

Un abrazo. Adolfo.

Viktor Gómez dijo...

¡¡Cuerpo que está
tan poema y tan invisible!!
-Ausencia por no error-
desesperado salto y blanca
ceguera:
¿Quién, en la mudez del patio,
entre los pájaros y una
sombra de tapia
deviene con el humo en complice
horror?
¿era yo? ¿era yo? ¿era yo?
repiten el árbol, la rosaleda, piedra o aire inmóvil?

Un beso para Laura y otro para tí, Antonio.

Vík

Arturo Borra dijo...

Un poema que es reverberación del dolor: la memoria del horror no puede borrarse con un solo salto.
En la dialéctica de recuerdo y olvido, aquí gana el recuerdo insoportable de lo sido. Hay como sugiere Laura una máquina que quebranta los sueños y obliga a una diáspora desesperada, la de todos los refugiados que huyen de lo conocido para encontrar una promesa de vida -que es muchas veces mera supervivencia.
Lo saben también los refugiados en España: de cada 100 solicitudes de asilo sólo se admiten 3. Imposible no preguntarse: ¿qué ocurre con los otros 97?
Mucho para hablar de esta fábrica de marginación que es el sistema en el que vivimos.
En cualquier caso, poemas así nos ayudan a reflexionar al respecto.
Gracias a Laura y a vos Antonio por traerlo aquí.
Un fuerte abrazo para ambos,
Arturo

Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura Giordani dijo...

Gracias Antonio por tus palabras y tu calidez.

De corazón, te dejo un abrazo grande.

Laura.

Adolfo González dijo...

Cojona, Antonio, está cortada la vía de Cuenca a Alzira, así que iré el viernes a primera hora en autocar hasta Valencia y de ahí será subirme al primero que vaya a Alzira.

Ya sabes. Te llamo el jueves.

Respecto al poema de Laura, qué puedo decir. Callar, si acaso, con lo que dice, será más hermoso que decir nada.

Un abrazo.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Me gusta, apocalíptico. Un saludo

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias, Adolfo por tu comentario y tu silencio. No todos los silencios deberían ser interpretados de igual manera; hay también un silencio que asiente, que calla para dejar hablar lo otro.

Saludos,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor:

Quizás de las respuestas más comprometidas a un poema, sea la factura de otro poema, el disparo poético, la impronta...

"repiten el árbol, la rosaleda, piedra o aire inmóvil?"


Un abrazo y gracias por estar ahí...

Laura.

Laura Giordani dijo...

Sí, Arturo: este poema que no lleva título va en el tema Desplazados de materia oscura por ello, después del horror impreso en los ojos, atrás quedan el humo y el árbol. Cuando estaba escribiendo este poemario y leía información sobre la realidad mundial de los refugiados, no podía creer la cantidad de seres humanos que malviven en ese régimen y a veces por años y años!! Y a otros, como apuntas, tras pasar circunstancias horribles y lograr sobrevivir y desplazarse, se le niega el estatus de refugiado.

Gracias por todo y un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Antonio Bonilla:

Gracias por tu impresión. Lamentablemente, hay una realidad apocalíptica para millones de personas en todo el mundo que excede ampliamente las trazas de este poema.

Un saludo,

Laura.

Mónica Angelino dijo...

Es un gusto leerte amiga!
Besos
Mónica

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias Mónica y un abrazo fuerte.

Laura.