martes, octubre 20, 2009


Calle y escalera de Auvers con figuras.
Vicent Van Gogh




PIEDRA, CORAZÓN DEL MUNDO
(Antología personal 1995-2000)


ANTONIO ORIHUELA

Quedará

aquel camino, en el pueblo
oscuro, con noche y con perro

Donde yo me saqué la ira,

y tú revolviste
con tu mano
mi pecho.


En cada viaje por la N-435
siempre tienes,
al menos,
dos oportunidades para matarte.

Yo las he desaprovechado todas.


Tu firma parece el perfil de una mantis.
Yo, el zángano
que toma otro trago,
enciende otro cigarrillo,
y sigue cayendo
como esta extraña lluvia adelantada de junio.

Ojalá no me hayas tirado el amor.

2 comentarios:

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Jo, pero qué buen poema. Me gusta mucho.
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Pero qué buen poema... Me gusta muchísimo.
Un abrazo